28/3/17

El refugio

Así  llamo al  pequeño bosque-humedal  a la izquierda de Las Pozas, lugar donde sólo nos podemos asomar durante el otoño y a veces en  invierno y primavera -como ocurre este año por la sequía- porque si viene normal de lluvias, queda encharcado en su mayoría el resto del año.
Es un espacio protegido de forma natural, ya que resulta inaccesible,  porque las ramas de los sauces, de otros arbustos y árboles se entrelazan formando una maraña  y porque en gran parte queda encharcado llegando a alcanzar una altura de dos metros de agua en algunas zonas. Formado principalmente por sauces, algunas coníferas, encinas  y chopos.
Dije "refugio" por ser un ecosistema donde la biodiversidad no ha sido afectada por personas y por ello es rica en especies; así vemos en sus orillas orquídeas que escasean o no existen en otros lugares de Arija, y una variada fauna que pocas veces podemos ver pero sí oir.
Es un  privilegio tener este espacio en Arija.















15/3/17

Sauces en flor

Ya están algunos sauces en plena floración y con las buenas temperaturas de la semana pasada se dieron cita en ellos muchos insectos especialmente  abejas, abejorros, las mariposas Vanessa atalantas, la pavo real (Aglais io) y una esfinge colibrí.





 

Una pareja -hembra y macho de camachuelo común  (Pyrrhula pyrrhula )






6/3/17

Solución -adivinanza 14-


La pregunta era ¿dónde está el pájaro?
Sí, ahí donde señaló Jose. Un agateador -lo identificó Alberto Benito-  recorría el tronco de un enorme y viejo tilo desapareciendo a veces en un hueco del árbol -quizá sea su nido-







Un herrerillo común (creo...)  picoteaba en las ramas muy cerca de él .



24/2/17

Golondrinas

Ya nos gustaría tener en Arija  el tendido eléctrico soterrado, aunque el estar a la vista  tiene la ventaja de servir de posadero a las aves, cosa que nos viene muy bien para observarlas. Uno de los días que más se disfruta es cuando las jóvenes golondrinas abandonan el nido,  es el caso que pude observar el 15 de agosto de 2016.
Éstas son golondrinas comunes (Hirundo rustica) Se distingue al padre de la madre entre otras cosas porque los machos tienen las plumas de la cola -llamadas restrices- más largas, en las hembras son más cortas. 
Cuando las jóvenes golondrinas aún no saben volar, sus padres los acompañan uno a uno desde el nido  hasta un cable o rama cercana, allí los alimentan durante casi todo el día; por la noche vuelven al nido -ya son capaces de volar- Durante los siguientes días los padres los enseñan a cazar, a tragar insectos al vuelo mientras planean a pocos metros del suelo, y cuando tienen aproximadamente un mes dejan de ocuparse de ellos y preparan una segunda nidada. 








Al día siguiente no sé si el mismo u otro grupo, pero ya -en general- no con actitud de esperar alimento sino que pasaron mucho tiempo  limpiando sus plumas.
Las jóvenes golondrinas parten rumbo a África varias semanas antes que sus padres, allí estarán mientras dure la estación seca hasta que a principios de primavera inicien el viaje de regreso.











Ese mismo día en unos cables cercanos también se concentraron unos parientes de las golondrinas, los aviones comunes








Dejo  enlaces a dos interesantes publicaciones de Jesús Dorda sobre  golondrinas en  "Notas de campo y jardín"