30/5/16

¡Menudo susto!...

...el que se debió llevar este polluelo de petirrojo. 
Al acercarme a un rincón del jardín oí un alboroto de urracas que se iban y a este infeliz  acurrucado entre unos restos de  poda de hiedra con el cuello estirado mirando hacia arriba, mientras allí cerca, en un enorme tilo se seguían oyendo los graznidos de las urracas -que en Arija cada vez son más numerosas- un par de minutos más y voló escondiéndose en un laurel cercano.








4 comentarios:

Jesús Dorda dijo...

Pues te ha valido el jaleo para hacer unas bonitas fotos.
Pero tengo que corregirte, no es un polluelo sino un ejemplar adulto. Los pollos de petirrojo no tienen el pecho anaranjado, sino muy jaspeado, es la forma de que los adultos no les ataquen, pues son muy territoriales.
Saludos.

Chelo Lucio dijo...

Gracias por dejar el comentario. Sí, me pareció el pecho demasiado naranja para ser un pollo pero al verle en esa pose, con las plumas tan esponjadas, allí casi dos minutos y con el pico abierto -sin emitir sonido- pensé que estaría esperando comida.
Ahora entiendo -si son territoriales- que siempre tengamos un petirrojo por allí aunque estos días están dos, supongo que son pareja.
Saludos.

Jesús Dorda dijo...

No soy muy pajarero, pero quizás sea la hembra, en casi todas las especies de aves las hembras en época de reproducción toman actitudes de polluelo para inhibir el ataque de los machos e incitarles a que les den comida.

Chelo Lucio dijo...

¡Qué curioso el comportamiento de los animales! hay que ver los recursos que tienen...
Gracias de nuevo.