26/11/15

Cada árbol, su canción...

De Grisham Wilkinson -un famoso naturalista ciego- se decía que era capaz de distinguir la naturaleza de cada árbol por el sonido que producían, sobre todo cuando llovía sobre sus hojas.



En los álamos temblones -Populus tremula- las hojas parecen temblar cuando las mueve cualquier ligero viento -ello es debido a sus largos peciolos- produciendo un característico sonido.
En este lugar, cerca del puente del ferrocarril, unos impresionantes álamos temblones  nos muestran cada otoño una bonita gama de verdes, amarillos, ocres, rojos... y  una melodía con distintos ritmos según el viento, la lluvia y las distintas estaciones del año.




















No hay comentarios: